En una computadora vieja y despedazada, dormía un ratoncito muy joven, él era el único que podía encender el aparato  donde vivía.

Por la mañana, cuando los otros ratones dormían, él salía a robar la comida que los demás recolectaban. Luego a la noche encendía la computadora y jugaba a algunos videojuegos como Tom y Jerry, Ben 10, Super Mario 64 y otros, al mismo tiempo que jugaba se comía todo lo que había robado en el día, por esa razón era un gordinflón.

Una mañana, cuando estaba a punto de salir a robar, se atasco en un agujero muy angosto, entonces grito: !MALDICIÓN¡!AHORA NO ROBARÉ NADA Y NO TENDRÉ NADA PARA COMER MIENTRAS  JUEGO A LOS VIDEOJUEGOS¡.
Con el sonido de los gritos todos los ratones se despertaron y al enterarse que era él el ladrón se lo llevaron a la cárcel y el ratón nunca mas robó.
De nuestro compañero Juan Manuel Gomez Osorio, 9 años.